Vivir sin apego

Home »  Compartimos »  Vivir sin apego

El 2 enero 2018, Publicado por , en Compartimos, con 0 Comentarios

A veces tenerle miedo a las emociones, dejarse llevar por ellas, es algo que no podemos evitar o al menos algo que creemos que nos arrastrará irremediablemente. Pero sí que hay remedio. A través del silencio, del pararse, observar y esperar, podemos llegar a darnos cuenta de que todo es pasajero: un pensamiento, un sentimiento, una sensación. Tanto agradable como desagradable.

Así lo describe Pablo d’Ors en su libro ‘Biografía del silencio‘:

En la meditación he aprendido – estoy aprendiendo- que nada es más fuerte que yo si no me apego a ello. Por supuesto que las cosas me tocan, los virus me infectan, las corrientes me arrastran o las tentaciones me tientan; por supuesto que tengo hambre si no como, sed si no bebo, sueño si no duermo; por supuesto que soy sensible a la caricia de una mujer, a la mano extendida de un mendigo, al lamento de un enfermo o al grito de un bebé. Pero una vez tocado e infectado, tentado o arrastrado, una vez enamorado o afligido soy yo quien decide -como señor- cómo vivir esa caricia o esa bofetada, ese grito o ese gemido, como reaccionar a esa corriente o responder a ese reclamo. Mientras pueda decir “yo”, soy el señor; soy también criatura, desde luego, pero tengo una conciencia que, sin dejar mi condición de criatura, me eleva a un rango superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies